Portada | Busca libros | Busca textos | Últimos | Comentarios | Votaciones | Webs libros | Webs autor | Contacto | Superación personal

75 usuarios conectados

37024 libros (30000 idiomas -19 noveles) + 289 audiolibros + 19945 documentos


 15 consejos para aprender alemán 


1. Crea un plan de estudio y establece objetivos
No se puede aprender alemán de la noche a la mañana. En primer lugar, necesitas una visión general sobre la lengua alemana y, después, debes dividir todo el temario en pequeñas categorías. Crea una lista con todos los temas que quieres trabajar y determina cuándo quieres empezar con cada uno. Intenta ser realista y no te pongas demasiada presión. Es más manejable aprender alemán paso a paso que en tres semanas. Un plan de estudio también te ayuda a controlar tu rendimiento y a gestionar tu tiempo disponible. Tienes que pensar en tus objetivos personales y en por qué es importante para ti aprender alemán.

2. Aprender un nuevo idioma lleva tiempo
Aprender alemán -o cualquier otro idioma- requiere un largo periodo de exposición sostenida al alemán. No aprendiste tu primer idioma en unos pocos meses, así que no creas que un segundo llegará más rápido. Incluso un bebé escucha mucho antes de hablar. No te desanimes si el proceso parece lento. Y utiliza todos los recursos a tu disposición para leer, escuchar, escribir y hablar. También puedes inscribirte en una academia alemán en tu localidad y dejarte guiar por profesores expertos.

3. Estudia regularmente para mejorar tu alemán
Todo el mundo conoce esta situación: Hay días en los que no tienes interés en estudiar, mientras que otros días puedes estudiar vocabulario y gramática durante horas. De hecho, es importante estudiar con regularidad. Intenta estudiar alemán todos los días en segmentos más cortos, pero más a menudo. En Internet existen múltiples cursos de alemán online donde tendrás la opción de consultar las lecciones de gramática alemana de forma gratuita o a un precio asequible. Puedes tomar una lección y los ejercicios al día, por ejemplo. Tus conocimientos de alemán mejorarán más rápido si dedicas una sola hora diaria, en lugar de cinco horas una vez a la semana.

4. Aprende los sustantivos con su artículo correcto.
El alemán, como la mayoría de idiomas es una lengua de género. A medida que aprendas cada nuevo sustantivo alemán, aprende al mismo tiempo su género. No saber si una palabra es der (masculino), die (femenino) o das (neutro) puede confundir a los oyentes y te hace parecer ignorante y analfabeto en alemán. Eso se puede evitar aprendiendo "das Haus" en lugar de sólo "Haus" para "casa/edificio", por ejemplo. Además, te recomiendo que aprendas también la forma plural desde el principio. En este caso sería: "das Haus" y "die Häuser" (en español, "La casa", "Las casas").

5. Ayúdate de bocetos y apuntes
Cada uno de nosotros tiene un comportamiento de aprendizaje diferente y una estrategia específica para aprender un idioma. A menudo, te puede ayudar visualizar las cosas. Empieza a hacer dibujos para las palabras o las conexiones difíciles y, si algunos aspectos no te parecen claros, empieza a tomar notas. Puede ser útil que trabajes con varios colores o con fichas. Eso ayuda a alimentar tu imaginación y atrae tu atención hacia lo que es importante. Las visualizaciones muestran enunciados complejos de forma sencilla y comprensible. Además, te permiten tener una mejor visión de conjunto de tu materia de estudio. Piensa en la gramática alemana, que no sólo causa confusión sino que es muy extensa.

6. Visualiza películas y series de televisión en alemán
En la era de los DVD y los proveedores de vídeo (o streaming) a la carta, las películas y las series de televisión pueden utilizarse como método de aprendizaje alternativo. En primer lugar, debes comprobar en qué idiomas está disponible el contenido. Quizá tu serie favorita también esté disponible en alemán, así que elige la opción de activar los subtítulos en tu lengua materna. El vocabulario se introducirá en tu cerebro sin mucho esfuerzo. Lo mejor de todo es que entrenas tu capacidad de escucha y comprensión, además de tu pronunciación.

7. Escucha la radio alemana y aprende de las canciones
Por supuesto, se necesitan libros de texto y unidades gramaticales intensivas, pero para entrenar la capacidad de escucha no es necesario permanecer en el escritorio todo el tiempo. Para una mejor comprensión, es importante conocer el sonido y la pronunciación de la lengua alemana. Tanto si estás cocinando como si vas a la universidad o al gimnasio, enciende la radio y acostumbra tus oídos a la lengua alemana. Puedes acceder a emisoras alemanas fácilmente por Internet. La mayoría de ellas son incluso transmisiones en directo y gratuitas. Si alguna vez escuchas una canción alemana que te gusta y tienes curiosidad por su significado, intenta entender de qué trata la canción buscando las letras en Internet. Traduce las palabras o frases que no conozcas e intenta entender el contexto. Con el tiempo, entenderás cada vez más palabras y significados, lo que también te ayudará a conocer mejor su país y su cultura.

8. Interactúa con personas que hablen alemán
¿Tienes alguien en tu familia o entre tus amigos que hable alemán como lengua materna? Organiza algún encuentro o inicia una amistad por correspondencia. Si no es así, te recomiendo que aproveches las ventajas de las redes sociales. Seguro que encuentras algunos grupos o foros que tratan sobre el alemán como lengua extranjera y, quién sabe, tal vez con ello encuentres nuevas posibilidades de mejorar tus conocimientos de alemán. Únete a estos grupos y actúa como usuario. Haz preguntas o intenta conseguir algún consejo útil. El objetivo de estos grupos es el intercambio de ideas o enfoques, que pueden ayudarte a comprender mejor algo.

9. No tengas miedo a los errores

Ningún genio lingüístico ha caído del cielo. Cuando se aprende un idioma, no sirve de nada centrarse sólo en las teorías. Hablar es fundamental para aprender un idioma y los errores son humanos. Recuerda cuando eras un niño y tenías que aprender a hablar. Seguro que confundías algunas letras y te inventabas nombres nuevos y divertidos para determinados términos. La gente de otros países se alegra de que te intereses por su lengua y, por lo tanto, perdonará de buen grado los errores de ortografía o pronunciación. Lo que cuenta es que estés dispuesto a aprender de tus errores.

10. Deja de traducir

La traducción debe ser sólo una muleta temporal. Deja de pensar en tu idioma natal y de intentar hacer las cosas a la manera "española". A medida que tu vocabulario crezca, deja de traducir y empieza a pensar en alemán y en frases en alemán. Recuerda: los hablantes de alemán no tienen que traducir cuando hablan. Tú tampoco deberías hacerlo. Aprender un nuevo idioma es aprender a pensar de una nueva manera

11. Consigue un buen diccionario alemán-español
Necesitas un diccionario adecuado y tienes que aprender a usarlo. Un diccionario puede ser peligroso en las manos equivocadas. Intenta no pensar demasiado literalmente y no aceptes la primera traducción que veas. Al igual que en español, la mayoría de las palabras pueden tener más de una acepción y hay que estar seguro que el contexto en el que aparece es el adecuado.
.
12. El lenguaje es más complejo de lo que creemos
Esa es una de las razones por las que los ordenadores no son siempre buenos traductores. No te preocupes siempre por todos los detalles, pero ten en cuenta que el lenguaje es mucho más que encadenar un montón de palabras. Hay cosas sutiles que hacemos con el lenguaje que incluso los lingüistas tienen dificultades para explicar. Por eso digo que "aprender un nuevo idioma es aprender a pensar de una nueva manera".

13. Dale a tu cerebro un respiro de vez en cuando
Después de un periodo de estudio intensivo de entre 40 y 50 minutos, es aconsejable dejar a un lado todas las cosas y reponer energías. No consideres un descanso como un tiempo "perdido", porque lo que has aprendido necesita ser procesado antes de que tu cerebro pueda llenarse de nueva información. Toma aire fresco y abre la ventana. Tu cerebro necesita oxígeno para funcionar eficazmente y te ayudará a concentrarte de nuevo.

14. No hay una manera "correcta" de hacerlo
El alemán tiene su propia manera de definir las palabras (vocabulario), de decirlas (pronunciación) y de juntarlas (gramática). Aprende a ser flexible, a imitar el idioma y a aceptar el alemán tal y como es. Puede que el alemán haga las cosas de forma diferente desde tu punto de vista, pero no es una cuestión de "correcto" o "incorrecto", "bueno" o "malo". Aprender un nuevo idioma es aprender a pensar de una nueva manera. No se conoce realmente un idioma hasta que se puede pensar (y soñar) en ese idioma.

15. Recompénsate después de una sesión de alemán
¿Has completado otro capítulo nuevo? Bien hecho. Prémiate con un trozo de chocolate, una taza de té o una merecida siesta en el sofá. Siéntete orgulloso de tu rendimiento, aunque hayas conseguido un poco más en un día que en otro. Una sesión de estudio se vincula con algo positivo en tu subconsciente y, por tanto, será mucho más fácil motivarte en el futuro.